¿Por qué el amor provoca sufrimiento? O mejor aún, ¿si provoca sufrimiento, es amor? ¿Cómo es el amor en tiempos de poligamia? La monogamia, ¿mata el amor? ¿Es diferente el amor clásico al amor en tiempos de feminismo?

Estas son algunas de las preguntas que se plantean autoras como Brigitte Vasallo, Eva Illouz o María del Mar Ramón y que desde Revista Leemos, junto a Libros de la Arena, creemos válido rescatar en este 14 de febrero de 2021: un San Valentín marcado por la pandemia pero también por la revolución feminista y su reivindicación de un amor más libre, más placentero y libre de culpas.

Porque creemos que el amor que debe celebrarse es un amor deconstruido. Y que estos libros nos ayudan en ese proceso:

El desafío poliamoroso, de Briggite Vasallo

El desafío poliamoroso, de Brigitte Vasallo.

En este libro editado por Paidós, Vasallo propone una exploración de las posibilidades y dificultades planteadas por el ejercicio del poliamor pero también una crítica exhaustiva de la monogamia, “herramienta de construcción del sujeto ensimismado, encerrado en sí mismo”, el súbdito dócil de la patria que es, junto con la pareja, la otra gran construcción monógama.

El desafío poliamoroso es también un ejercicio festivo de escritura convertida en laboratorio contrafáctico de otros mundos posibles, alternativos al actual, tan competitivo, tan desvelado por las jerarquías y la exclusividad. El problema del sistema monógamo, como el de cualquier sistema, no es su práctica concreta, sino su obligatoriedad, la desaparición de cualquier otra posibilidad de existencia. Este libro abre una grieta en el pesado mandato de la monogamia, con la convicción de que desmontar la monogamia es desmantelar el mandato de género, el orden de la patria y el capitalismo colonial.

Por qué duele el amor, de Eva Illouz

Por qué duele el amor, de Eva Illouz.

Casi todas las personas, una vez superada la niñez, hemos sufrido a causa de las relaciones amorosas: ya sea por amar a alguien que no se compromete, al ser abandonados por un amante que nos partió el corazón, o cuando regresamos solos de una fiesta o fracasamos en una cita a ciegas. Y a pesar de lo generalizado de estas experiencias, solemos creer que estas dificultades son resultado de problemas personales, de un trauma Infantiles o de nuestra propia inmadurez, lo que casi siempre termina por producir dolorosos mecanismos de autoinculpación.

En Por qué duele el amor -Katz Editores- Illouz se vale de obras literarias, revistas femeninas, sitios de Internet, entrevistas varias, para brindar un análisis que cambia radicalmente nuestra manera de pensar el amor. El problema, dice la autora, reside en la naturaleza de las fuerzas sociales e institucionales características de la modernidad que modelan la forma en que amamos y determinan la elección de pareja. Desentrañar el funcionamiento de esas fuerzas es la tarea de esta obra imprescindible para entender de qué modo organizamos nuestro deseo.

Coger y comer sin culpa: el placer es feminista, de María del Mar Ramón

Coger y comer sin culpa, de María del Mar Ramón.

Escrito con desparpajo y humor, este libro –editado también por Paidós- no es un ensayo sobre el feminismo, tampoco es ficción y no podría definirse como autoayuda.

Es el testimonio de una mujer joven que cuenta, muchas veces desde la rabia, otras desde el dolor y otras desde el humor, cómo la culpa ha moldeado, censurado y limitado el deseo y el placer femenino. No se agota en la denuncia. Narra con honestidad libre de prejuicios cómo las mujeres están luchando de manera individual y colectiva por conectar con su placer, un derecho muchas veces vulnerado. Al hacerlo, esa búsqueda se convierte en un ejercicio de liberación, resistencia y emancipación.

A través de sus 256 páginas, Ramón habla de pajas y de pornografía, narra la violencia, describe desórdenes alimenticios y confiesa el hambre, elabora sobre el consentimiento y el sexo, el amor y la amistad, habla de nudes y dick picks y proclama a voz en cuello que “nuestros cuerpos no pueden ser motivo ni de vergüenza ni de castigo ni de chantaje. Nuestros cuerpos son una herramienta de placer y el placer es un derecho fundamental para nuestras vidas”.

@revistaleemos

Comentarios

comentarios