Como una operación a corazón abierto. O un desnudo total del alma. Así es Arde la Vida, libro de la comediante, escritora y psicóloga Magalí Tajes que, a cuatro años de su primera aparición en el mercado editorial, fue reeditado y ampliado –con nuevos textos e ilustraciones- por Sudamericana.

Aunque está catalogado formalmente como “narrativa juvenil” Arde la Vida se inscribe en lo que hoy se conoce como “literatura del yo” y su público destinatario excede ampliamente lo que se conoce como el segmento YA –young adults o jóvenes adultos-.

Y es que este nuevo volumen, originalmente editado por Tinta Libre, reúne una serie de textos en los que la autora reflexiona en tono intimista –a veces apelando a la risa, otras a la emoción- sobre temas de interés para todas las personas, sean de la edad que sean. 

Como si ella misma se hubiese hecho la pregunta que complementa el nombre del libro -¿hasta cuándo vas a tener miedo?-, Tajes habla sin filtros –o, por lo menos, sin los filtros a los que estamos acostumbrados– sobre temas como las relaciones familiares, el bulling escolar, el descubrimiento del amor de pareja, los estudios universitarios y hasta el fantasma de trastornos alimentarios como la anorexia o la bulimia.

La honestidad a veces brutal de Tajes es compensada por la aceptación que encuentra en miles de personas, no solo en Argentina sino también en gran parte del mundo hispanohablante: no solo sus libros se venden como pan caliente -en 2018 figuraron entre los más vendidos en la Feria del Libro de Buenos Aires- sino que gracias a su intensa presencia en las redes sociales –principalmente en Instagram, donde tiene más de un millón de seguidores- la autora se ha convertido en una de las influencers con más llegada del momento.

Fuera del mundo digital, cada una de sus presentaciones, ya sea en calidad de comediante de stand up o como escritora, tiene el éxito garantizado, como quedó demostrado en la última Feria del Libro Infantil y Juvenil de Mar del Plata, en la que sorprendió al convocar a más cantidad de público que cualquiera de los otros autores y autoras invitados.

En otras palabras, la frescura y sinceridad de Magali Tajes parecen haberse convertido en la bocanada de aire puro que muchas personas –probablemente hartas de los discursos repetitivos, edulcorados y políticamente correctos que abundan tanto en el mundo real como en el digital- estaban esperando. Será cuestión de aprovecharlas, hasta tanto ella esté dispuesta a compartirlas.

redaccion@revistaleemos.com

Comentarios

comentarios