Con ya ocho libros de poesía publicados, Cecilia Romana sigue escribiendo la vida con el cuerpo. O eso es lo que parece. Porque todos sus poemas tienen algo en común: que los escribe con el corazón en la mano. En febrero de este año, su poesía fue leída por Alberto Manguel en una sala del CCK colmada y ante ni más ni menos que Patti Smith.

El nuevo libro de Romana, recién salido de la editorial

En una jornada organizada por la Revista Leemos dentro de la Feria del Libro de Mar del Plata, el 21 de octubre a las 18, Romana presentará Callao 1824, su último libro de poemas sobre la vida y pasión de cuatro hombres de la historia latinoamericana: Juan Pedro Luna, Ramón Bernabé Estomba, Manuel Silvestre Prudán y Domingo Alejo Millán. Editado por Leviatán, Callao 1824 es un libro de poemas históricos que giran en torno a un suceso de las luchas independentistas americanas: el Sorteo de Matucana. Los poemas de Callao 1824 trazan un derrotero que va de la anécdota histórica a la profundización de la vida en campaña, los vínculos militares y los sentimientos de cuatro jóvenes en el contexto de una lucha que se convirtió en el eje de sus existencias.

En su primera vez como escritora visita la ciudad y antes de su presentación Revista Leemos dialogó con ella sobre su último libro, la trasformación de la escritora e inevitablemente sobre fútbol:

– En Poemas Concretos nos encontramos con la Romana futbolera, hincha de All Boys y del club de barrio. ¿Con qué versión tuya nos encontraremos en Callao 1824?

-El libro fue escrito desde la Romana que está en su escritorio leyendo, casi siempre lo mismo, esa historia argentina que le entra como el fútbol desde la pasión.

– Además del futbol y la historia, ¿sos pasional?. Por ejemplo, en el amor

No hay acto diario que se haga al margen del amor. El amor para mí es el mapa de la vida y la pasión esos caminos que dibujan los cartógrafos con muy buen tino de distintos colores.

– ¿Se puede decir que en Callao 1824 hay héroes románticos y antihéroes?

“Héroes son los que llevan sobre los hombros nuestros sueños y los hacen realidad” dice Romana.

– Hay hombres que por una circunstancia se convierten en héroes, como Millán y Prudán, y otros que pasan a ser los nexos necesarios para que exista el heroísmo, como Estomba y Luna. En el libro esas relaciones se disuelven por momentos y en otras partes se hacen claras para marcar el drama real del hecho que dispara estos poemas: un sacrificio de patriotas muy jóvenes, chicos que pasaron casi toda su vida en la guerra.

-Estos cuatro hombres, además de estar atravesados por la barbarie y el salvajismo, simplemente son hombres. ¿Cómo es sentarse y escribir su nombre?

– El nombre de ellos me llegó por la anécdota histórica: Estomba y Luna se escapan de las filas, Millán y Prudán pagan con sus vidas. Después, investigué sobre ellos, reconstruí sus años, los viví con ellos y para mí empezaron a ser hombres muy claros, que se mostraban conmigo en todo, hombres que vivían y que iban a morir unos por otros. Ellos cuatro se convirtieron en cuatro corazones latiendo, compañeros y amantes, con sus diferencias y sus bajezas, con un amor enorme que volcaron mutuamente, porque no conocían otra forma de vivir, otra cosa

-Alguien que no sabe de historia, creería que hasta los conociste. ¿O existen esos hombres hoy? En tu vida o en la vida

– Yo me metí en las vidas de esos hombres, quizás metiéndome en la vida de otros o en la mía misma. Creo que ese heroísmo y esa forma de entregarse completamente por algo, sea la patria, el amor, una vocación, yo lo vi, lo experimenté. Esos cuatro nombres son calles pero son también hombres actuales, son hombres que se juegan por sus principios, por amor, hasta por una camiseta. De hecho en el libro aparece la escena del inculpado porque tiene la casaca de uno de los que se han escapado.

-Inevitablemente, todo en tu vida termina en fútbol. ¿Hay planes de escribir un libro exclusivo de fútbol, porque imagino que no solo tendrás historias del Albo para contar, no?

– Estoy escribiendo un libro sobre fútbol, sí. De All Boys, que es lo mismo que escribir sobre todo el ascenso. Otra vez escribo sobre héroes

-¿Los héroes son solamente los que visten la camiseta?

– Los héroes, como los caudillos, son los que llevan sobre los hombros nuestros sueños y los hacen realidad.

-¿Tiene otra valoración visitar Mar del Plata como escritora?

– Conocí el mar en Mar del Plata. Tres veces fuimos de vacaciones con mi familia (mis papás y mis cinco hermanos) a Mar del Plata. Para mí tiene un significado muy particular porque mi viejo que era docente, se mataba para poder darnos unas vacaciones a todos. Para mí Mar del Plata es el departamento de Zunino, que era quien nos lo alquilaba, las bicis dobles, esa niñez que nunca hubiera querido dejar. Volver como escritora (es la primera vez que llego por escribir) me hace ver las cosas desde otro lado, quizás desde la adultez porque además voy con mi hija. Quiero ver esta nueva parte de mi vida y quiero mostrarle a Roma lo que yo vi cuando tenía su edad

 

@aiculfalchini

 

Comentarios

comentarios