La nueva editorial CEPES, que tiene su base en Mar del Plata y forma parte de las acciones de la Fundación del mismo nombre, acaba de lanzar en la modalidad de preventa los dos primeros títulos que inauguran su catálogo, y se trata de dos exquisitos libros de poesía de jóvenes autoras.

Perdimos los días de la lluvia es el primer poemario de Selene Avalle, mientras que Anabell Anzorena Suárez es la autora de Los excesos. Ambos libros hacen gala de una cuidada confección artesanal, con detalles exquisitos que acompañan y completan el sentido de cada obra.

La escritora Carolina Bugnone es una de las editoras de la recientemente estrenada colección de poesía de CEPES Ediciones, junto con Carlos Fratini. Sobre su trabajo, explica que en esta primera etapa estuvo enfocada en la edición del volumen de Avalle: “Con Selene leímos, releímos, pulimos y pusimos en diálogo unos con otros, los poemas de su libro. Editar es una actividad hermosa, porque es interactuar con los textos y con el/la autor/a, es tomar decisiones conjuntas sobre el modo en que los textos tomarán aire, en que se presentarán como unidad y a la vez como parte de ese todo móvil, plástico, que será el libro”.

Sobre los poemas que conforman Perdimos los días de la lluvia, Bugnone destaca que “es, como digo en la contratapa, un precioso engaño: parece que habla sobre una familia estallada, y lo hace –a veces con una crudeza muy luminosa-, pero hace muchas otras cosas también. Nos habla de los cuerpos (de las personas, de las flores, del viento), y con ellos, de lo que muere y lo que permanece vivo”.

Según cuenta Carolina, Fratini trabajó en la edición de los textos de Anzorena Suárez, de cuyo trabajo subraya que “es un bello libro, con un formato y un lenguaje muy contemporáneos, que rodea con sutileza lo perdido, y atraviesa desde la intimidad de la casa, las medias, la lámpara de papel chino, hasta la presencia del agua de río y de mar como horizontes de toda lectura”.

En la contratapa de la edición de CEPES, Lena Díaz Pérez explica sobre Los excesos: “La voz de los poemas de Anabell me habla a mí, lectora. Me habla a mí que tengo tanto frío, me habla a mí que me gustaría recibir su gesto de amor eterno y me habla a mí, que lo leí tantas veces ya en voz baja, en voz alta, de a ratos, de corrido, que puedo afirmar: el trabajo con el lenguaje es tan contundente como sutil, como las olas según el viento, como esa neblina costera que te parte los ojos de belleza y te genera curiosidad, miedo y también un poco de paz”.

Tanto Los excesos como Perdimos los días de lluvia se encuentran en etapa de preventa y quienes deseen solicitar un ejemplar pueden hacerlo a través del sitio web de la nueva editorial, que puede visitarse en este enlace.

Comentarios

comentarios