Como ya sabemos, hay que tratar de salir lo menos posible: afuera hay un virus para el que no hay un tratamiento certero ni vacuna que lo evite, aun. Así que, siempre que podamos, es mejor quedarnos en casa y para eso puede ayudarnos la compañía de una buena historia, una que sea atrapante y que no de respiro para detenernos a pensar qué cosas podríamos estar haciendo si no hubiera pandemia. Junto a Libros de la Arena, seleccionamos para esta semana la novela Observada, de la autora británica Reneé Knight, y estas son las razones:

Razón N°1: Es un thriller con todas las de la ley

Es una historia que va directo al grano, un dedo en la llaga sin miramientos: Una mujer lee una novela que llega misteriosamente a su mesa de luz. El libro revela el mayor secreto de la vida de Catherine, una historia que dejó en el pasado y que casi había podido olvidar, después de décadas de tormento. Pero ahí está, totalmente desplegada en esa novela y nuestra protagonista va a tener que averiguar cómo llegó a su casa, quién la escribió y, especialmente, por qué esa persona está tan empecinada en revelar su pasado y provocarle sufrimiento a ella y a su familia.

Razón N°2: Despliega un abanico de posibilidades narrativas

Al revivir la situación que puso a la protagonista en el mayor aprieto de su vida, el meollo de la cuestión es, en algún punto, un tema de interpretación de la señales, de las pruebas y los detalles. Es ahí cuando la autora hace gala de su experiencia en la escritura de guiones y delinea los puntos de vista de los protagonistas de una manera absolutamente convincente.

¿Cómo contar un hecho tortuoso después de haber callado durante 20 años, cuando alguien más ya impuso su versión de los hechos?

Razón N°3: Tiene un ritmo intenso y sostenido

El relato va y viene en el tiempo y en la voz de los diferentes protagonistas. Es una novela coral en la que los personajes de uno y otro lado de la historia toman partido de la narración y van construyendo el devenir del relato con sus recursos y sus características. Con un ritmo y una cadencia sostenida, Knight va revelando la información, sin dejar de lado una cuota importante de suspenso.

Razón N°4: Un trabajo fino sobre los prejuicios

Cuando leemos una historia policial o una novela negra, es muy difícil no tomar partido por alguno de los personajes. En este caso, la autora se vale de todos los prejuicios que pueden construirse en torno a una persona por lo que creemos saber de sus actitudes para poner a las y los lectores en un aprieto. La simpatía va cambiando de bando a medida que los capítulos avanzan, las reacciones de los personajes descolocan y tiñen de sombras las preferencias de quienes estamos del otro lado. Todo un logro.

Razón N°5: Varias horas de adrenalina literaria garantizadas

Muchas veces debatimos si la literatura tiene que tener alguna utilidad que vaya más allá del goce. En este caso, podemos entregarnos sin reclamaciones al entretenimiento, porque se trata de una novela que, aun cuando podríamos plantearnos un debate sobre un trasfondo social claro, el condimento principal es justamente esa capacidad para tenernos en vilo hasta la última página. Ideal para estos días de guardar.

@trianakossmann

Comentarios

comentarios