Con la presencia de los ministros de Educación y Cultura de la Nación,  Nicolás Trotta y Tristán Bauer, de la primera dama nacional, Fabiola Yañez, y de su directora, Natalia Porta López, se realizó hoy en Mar del Plata una jornada del Plan Nacional de Lectura.

Parte del equipo del Plan Nacional de Lecturas junto a la primera dama, Fabiola Yáñez

Las actividades, que contaron con la activa participación de un numeroso público integrado ayoritariamente por familias con niñas y niños, se desarrollaron en la explanada lateral del Museo MAR, donde desde las 16 se instalaron los camiones con los laboratorios móviles, el escenario y la Biblioplaya del Plan.

Tal como estaba anunciado, la jornada estuvo dedicada a María Elena Walsh e incluyó lecturas de poemas y cuentos escritos por la escritora y cantautora, interpretación de canciones en vivo por la banda Koufekin. Además, quienes se acercaban al lugar podían llevarse distintas publicaciones literarias con poemas y canciones de la autora de El reino del Revés y Dailan Kifki.

Hernán Casciari.

Además de la presencia de los titulares de las carteras de Cultura y Educación de la Nación, el ingrediente sorpresa de la jornada lo aportó la primera dama, Fabiola Yáñez, quien a las 17 se sumó al equipo de lecturas, integrado originalmente por Paula Martín y Gerardo Ccirianni.

Una vez finalizadas las lecturas y  las consiguientes sesiones de fotos continuó el programa, que incluyó una charla del escritor Hernán Casciari.

Sobre el Plan Nacional de Lectura

“Lo que buscamos con este plan es garantizar el efectivo derecho a la lectura como herramienta para democratizar el conocimiento”, recordaron ayer tanto Trotta como Bauer en su diálogo con los medios.

Los representantes del gobierno nacional presentes ayer en Mar del Plata: Fabiola Yáñez, Natalia Porta López, Tristán Bauer y Nicolás Trotta.

Los funcionarios nacionales añadieron que “las desiguales posibilidades de acceso a la cultura escrita, nos hablan de una dimensión de la pobreza: el 68,3 por ciento de los niños y niñas de 0 a 12 años que viven en contextos de mayor vulnerabilidad económica no tienen libros en sus casas”.

Para revertir este fenómeno, el Plan apela a distintas actividades que se realizan en el espacio público con el objetivo de “convidar literatura” a las familias y de esta manera “ayudar a construir entornos sociales amigables hacia los libros y la  lectura”.

También ofrece formación a docentes, responsables de  bibliotecas y otros mediadores, para armar una red de comunidades lectoras.

@revistaleemos

Comentarios

comentarios