Ante todo, recomiendo libros para el verano, muchos, que nunca se acaben. Y si son largos e intensos mejor… Pero puestas a elegir, aquí van tres opciones:

Un año con Schopenhauer, de Irvin Yalom – Editorial Emecé

Irvin Yalom es un autor que me atrapa en todas sus novelas. Tal vez por su profesión, y por su excelente narrativa, quedo presa, enmarañada entre sus letras… Un año con Schopenhauer conversa sobre la vida, sobre la muerte, sobre los sueños, las desilusiones… Es una novela que no solo entretiene, enseña y nos abre una pequeña ventana a Schopenhauer, no se la pierdan.

La loca de la casa, de Rosa Montero – Editorial Alfaguara

Este libro es todo, como lo dice en su contratapa; es novela, es ensayo, es autobiografía, y también es un poco la historia de todos. La autora teje con su deliciosa pluma esta novela que cuestiona todos los lìmites, que enrolla los sueños, las fantasias, la locura, la pasión. El amor y la salvación… Recomiendo una rica torta para el final.

Los siete locos  de Roberto Arlt – Editorial Booket (y otras desde 1929)

Es uno de mis libros preferidos. En esta novela, que versa sobre los lados oscuros del hombre en todas las épocas, Augusto Remo Erdosain, desesperado ante la falta de dinero y perspectivas, comete un robo en la compañía en la que trabaja. Erdosain se considera a sí mismo un inventor y justifica este primer delito como el medio para realizar su mayor anhelo: la rosa de cobre.
Pero el robo culminará con la humillación, cuando quede al descubierto… Un clásico para recordar.

*Graciela Ramos es licenciada Administración de Empresas. Ha publicado las novelas históricas Malón de amor y muerte; Lágrimas de la revolución; La Capitana; Los amantes de San Telmo y La Boca Roja del Riachuelo. Su última novela es La Patria de Enriqueta.

Comentarios

comentarios