Alessandra es una adolescente que ha perdido a sus dos padres: hace ya años que su papá la abandonó y su mamá murió de cáncer hace unos meses, dejándola sola con su abuela y pocas ganas de seguir viviendo.

Al volver al colegio decide rebelarse en contra del mundo y se sienta con Gabriele, alias Cero, un chico al que nadie quiere ni conoce, algo que a él parece no importarle. No la saluda, no la mira, sólo le habla para pedirle cigarrillos. Ella agradece la soledad y pasa a ser Zeta, la segunda ciudadana de Cerolandia.

No es una historia de amor cualquiera, empalagosa y redundante. Tiene exasperantes ausencias, personajes irritantes y aterradores y peleas constantes            

Con el tiempo Zeta empieza a relacionarse con Cero, quién resulta ser más interesante de lo que aparenta y que tiene un talento especial para el dibujo.          

La lluvia en tu habitación está escrito de una manera innovadora por dos puntos especiales: por un lado, Zeta -quien habla en primera persona- mecha su historia con la de Cero, recuerdos de su madre, reflexiones y cartas. Por el otro, muchas veces la autora, deja de lado el diálogo y ubica las frases entre párrafos, que son más extensos que los habituales.

No es una historia de amor cualquiera, empalagosa y redundante. Tiene exasperantes ausencias, personajes irritantes y aterradores y peleas constantes. Giros extraños, mentiras que amenazan con acabarlo todo, situaciones violentas y un amor al que le cuesta definirse.

Si bien parece más de lo mismo, puedo asegurar que esta historia de la italiana Paola Predicatori es muy interesante, diferente a todas las que he leído hasta el momento.

Comentarios

comentarios