Lesath llegó a la biblioteca de Agustina de manera desordenada: a fines de año, y con motivo de las fiestas, una amiga mía -tan afectuosa como distraída-, le envió de regalo “La Corte del Hechicero”, sin percatarse de que no era un libro independiente sino el último de una trilogía.

Aunque sabía que no iba a poder cambiarlo (no había bolsa ni envoltorio identificable) yo cumplí con mi obligación –más moral que real- de entregárselo a Agus. Lo hice imaginando que quedaría sepultado debajo de todos los otros libros que había recibido para Navidad. Al día siguiente comprendí mi error.

-Me dio curiosidad y lo empecé a leer –me dijo-. Está bueno así que… ¿me comprás los dos anteriores?

Suspiré. Con Agustina no hay biblioteca –ni sueldo, ni fiestas- que alcancen. Negociamos incluirlos en la lista de Reyes, que por supuesto ya constaba de otros varios títulos. Apenas unos días después de haber puesto los zapatitos al lado del árbol, los tres libros ya estaban en la biblioteca.

-¿Tanto lío y no te gustaron?- le pregunté, empezando a enojarme.

-Al contrario –me contestó-. Me encantaron. Si encontramos algo más de la escritora quiero leerlo.

Antes de terminar entregando mi tarjeta de crédito en otra librería, le pedí que me hablara de Lesath.

  “Una historia atrapante”

Según Agustina, es una historia “atrapante”, que combina acción, magia, intrigas, traiciones, amistad y amor pero “no demasiado, si no en la dosis justa”. Los  personajes son “complejos pero hermosos, muy bien descriptos y todos muy queribles”.

La trilogía cuenta la historia de Adhara -una adolescente hija de un elfo y una humana- que un día decide abandonar el bosque donde vive recluida con sus padres para ir hasta Lesath a conocer a sus abuelos humanos.

En su viaje conoce a Aiden, un humano que la pondrá al tanto de la situación social y política que vive el reino de Lesath, y a Zul, un joven mago. Juntos vivirán una intensa aventura en la que no faltarán los dilemas éticos, las moralejas sociales ni las dudas ante la tentación del poder.

“Es una historia que también habla un poco de la aceptación del otro, de lo bueno que es aceptarnos a pesar de ser diferentes, así que también tiene un buen mensaje” agregó Agustina.

Sobre Calligaris

Aunque todo en el libro parece hablar de una obra traducida -desde el nombre de la saga hasta la autora, Tiffany Calligaris- en realidad se trata de la obra de una argentina. Para más datos, de quien en el último tiempo es presentada como “la reina” del fantasy autóctono.

En efecto, Tiffany nació en 1998 en la provincia de Buenos Aires. Con una literatura claramente influenciada por clásicos como El Señor de los Anillos o Harry Potter, Calligaris irrumpió en el  mercado editorial en 2012 con la publicación de Lesath Memorias de un Engaño, historia que había comenzado a escribir a sus 21 años y sin otra pretensión que distraerse mientras avanzaba en sus estudios de abogacía.

Cuatro años después, no solo se recibió de abogada sino que completó la trilogía de Lesath –en 2014 publicó El Trono Vacío y en 2014, La Corte del Hechicero-, sino que comenzó una segunda saga: Witches

Esta nueva trilogía ya cuenta con sus dos primeros libros publicados, Lazos de Magia y El club del Grim, en tanto que la tercera entrega se presentará en abril en la Feria del Libro de Buenos Aires.

Supongo que es cuestión de tiempo que aparezca en la biblioteca de Agustina.

Comentarios

comentarios