Marieke Lucas Rijneveld, de 29 años, se consagró en agosto como la primera persona no binaria en ganar el Premio Internacional Booker, con su primera novela The Discomfort of Evening (La Inquietud de la Noche en español).

El Booker Prizes, que recompensa a las traducciones al inglés de obras de autores del todo el mundo, está dotado con 50.000 libras (62.000 dólares, 57.000 euros), que se reparten entre quien escribió y quien tradujo al libro ganador, en este caso la británica Michele Hutchison.

Otros finalistas del concurso fueron: Gabriela Cabezón Cámara, argentina, con su novela Las aventuras de la China Iron; Fernanda Melchor, mexicana, con Temporada de Huracanes; Daniel Kehlmann, alemán, con Tyll; Yoko Ogawa, japonesa, con The Memory Police; y Shokoofeh Aza, iraní exiliada en Australia, con The enlightenment of Greengage Tree. 

Rijneveld creció en  Holanda, en una estricta comunidad religiosa. En una entrevista reciente declaró que este factor hizo que para sus padres fuera difícil entender que Marieke ya no era “la niña a la que habían criado”, pues su identidad de género no está en la Biblia.

Cuenta que, en su infancia, se sentía como un niño y se vestía como tal, pero que en su adolescencia volvió a reconocerse como niña. Más adelante, en sus 20, volvió a ser “el niño que había sido en la primaria”.

Ahora, sin embargo, se define “en el medio”, de ahí el nombre Marieke Lucas (Marieke siendo el nombre femenino que le habían puesto al nacer, Lucas siendo un amigo imaginario que tenía en  la primaria.

La protagonista de La inquietud de la noche es una niña holandesa, Jas, que pierde a su hermano mayor en un accidente, luego de pedirle a Dios que se llevara a su hermano y no a su conejo.

Marieke se vió, en algún momento, en una situación parecida a la de su protagonista: cuando tenía tres años también perdió a su hermano mayor.

La inquietud de la noche muestra la lucha de una niña por comprender la muerte, nunca nombrada pero presente en el aire que se respira, porque solo así podrá superarla.

Comentarios

comentarios