Una historia compuesta por varias historias. Un amor transversal, que abarca distintos amores, distintos cuerpos y distintos géneros narrativos. Un salto hacia adelante que es, al mismo tiempo, un volver a los orígenes al reconocer que “hay cosas que solo se pueden decir en papel”.

Así es “PoliAMOR, la primera aventura en papel de la (hasta ahora) revista digital Anfibia.

La “idea y obsesión” del proyecto corresponde a Cristian Alarcón, periodista, escritor y autor de uno de los quince textos incluidos en este exquisito libro-objeto, pensado para ser “leído, tocado y olido”, como si al amor solo se pudiera llegar así, involucrando la mayor cantidad de sentidos posible.

Ilustración de Florencia Capella para el relato “Ganas de retroceder el tiempo”, de Alejandra Costamagna.

Tal como definió el propio Alarcón, “PoliAMOR”, es un artefacto “entre el libro y la revista” que puede abordarse “como si recorrieses un museo de arte contemporáneo a través de distintas muestras”.

El abanico de esa exposición es completo tanto desde lo conceptual como lo literario y lo visual. En lo que hace a los textos, la oferta incluye poesía, ensayos, relatos, historietas y hasta un guión cinematográfico.

De esta manera, autores y autoras de las más variadas procedencias –los argentinos son mayoría pero también hay representantes de Chile, Perú, México y Colombia- abordan distintos ejes temáticos relacionados con la experiencia amorosa. El listado incluye a Carlos Manuel Álvarez, Álvaro Bisama, Sonia Budassi, Alejandra Cotamagna, María Sonia Cristoff, Gabby De Cicco, Mariana Enríquez, Margarita García Robayo, Erika Halvorsen, Enzo Maqueira, Alejandro Modarelli, Alan Pauls, Nacha Vollenweider y Gabriela Wiener.

En cuanto al diseño y arte, estuvieron a cargo de Juan Lo Bianco, quien tuvo a disposición dibujos de Ignacio Minaverry, Ana Cayuela, Mono Grinbaum, Christian Montenegro, Horacio Abdala Zarzur, Zé Otavio, Florencia Capella, Ignacio de Lucca, Bárbara Malagoli, Eugenia Mello y Alejandro Pasquale, fotos de Florencia Blanco y caligrafía de Bebel Abreu.

El resultado es un producto impecable, a través del cual se construye, desde distintas miradas, distintas experiencias y distintas estéticas, esa experiencia múltiple y a la vez única que es el amor… en cualquiera de sus variantes.

@limayameztoy

Comentarios

comentarios