Es de noche en Malmö –Suecia-. Una pareja interracial de policías recibe una denuncia por ruidos molestos provenientes de una lujosa casa donde un exitoso empresario está de fiesta desde hace más de 24 horas. Tras “salvar el mundo” con su intervención –como comentará luego de manera irónica-, el policía blanco regresa a su casa, ubicada en uno de los barrios periféricos de la ciudad, donde la mayoría de los habitantes son negros. Y pobres.

El contraste social, cultural y económico es claro. Como también lo es con qué sector de esa sociedad desigual  tiene mayor empatía el joven miembro de la policía sueca.

Y así, con un guiño a los fans del que probablemente sea el policía nórdico más famoso y querido del mundo, comienza El joven Wallander, la serie que Netlix acaba de estrenar y que intenta retratar los primeros años de profesión del personaje creado por Henning Mankell, considerado uno de los padres de la novela negra escandinava.

La serie fue creada por Ben Harris y es la primera protagonizada por Wallander que no tiene un libro detrás: las doce novelas publicadas por Mankell entre 1991 –año de la aparición de Asesinos sin rostro-y 2009 –El hombre inquieto- Wallander ya era ese policía entrañable, comprometido hasta el extremo con su profesión, que muchas veces comete errores –principalmente en su vida personal- pero que nunca abandona el que quizás sea su rasgo más notable: su capacidad de empatizar con las personas más desvalidas, las abandonadas por el sistema, las víctimas de un sistema que a simple vista parece perfecto pero que tiene muchísimas fallas.

Sin embargo, los creadores de la serie aseguraron que el guión respeta los rasgos del personaje creado por Mankell, algo que, como ya se dijo, intenta dejarse en claro desde los primeros minutos de la serie, que consta de seis episodios y ya puede verse en Argentina.

Como se recordará, las novelas protagonizadas por Wallander, publicadas por Tusquets, fueron traducidas a 40 idionas y llevan vendidos más de 40 millones de ejemplares en todo el mundo. Ya fueron trasladadas al cine y la televisión, donde actores como Rolf Lassgård, Kister Henriksson y Kenneth Branagh le pusieron rostro y voz al icónico policía.

De la mano de Netflix, Adam Pålsson se suma a esta lista, demostrando que a pesar de los años y del éxito de otras sagas –como las escritas por Jo Nesbø, Stieg Larsson o Camila Lackberg, entre otros- Mankell sigue siendo el gran maestro de la novela negra escandinava. Y Wallander, uno de los personajes más queridos del universo noir.

Comentarios

comentarios