Seguimos conociendo a las editoriales que nos dan de leer. Hoy responden nuestras siete preguntas los chicos de DeParado: una editorial especializada en literatura gay que elige los libros que publica poniéndose en la piel de aquel adolescente confundido que fueron sus editores pero sin descuidar la calidad de lo que ofrecen: “Son libros que valen la pena ser leídos, sin importar la orientación sexual de quien lee”, afirman.

Pasen y conozcan a DeParado:

¿Cómo y cuándo se puso en marcha la editorial y quiénes llevaron adelante el proyecto?

De Parado nació en 2012 como una editorial de eBooks de literatura erótica gay a cargo de Mariano Blatt. Después, en 2015 decidimos darle un renacimiento a la editorial, incorporando a Fram Visconti como coeditor y publicando en papel y abriendo un poco el catálogo hacia textos que no necesariamente tienen que ser eróticos.

Hay otras editoriales que abordan la temática LGTBIQ pero ustedes abordan, específicamente, el segmento gay. ¿Por qué tomaron esa decisión?

-Porque somos dos editores gays compartiendo una editorial. Al principio le dimos muchas vueltas a la temática. ¿El autor tiene que ser abiertamente gay o solo la trama? ¿Qué significa que la trama sea gay? ¿Una novela sin sexo gay es literatura gay?  Después nos relajamos de tantos cuestionamientos y llegamos a esta conclusión: Nos tiene que gustar a los dos, tiene que ser un texto que nos gustaría encontrar en una librería, mientras hurgamos en los estantes. Pensarnos adolescentes, confundidos, ¿Qué libro entre todos los libros nos hubiese guiñado un ojo? Bueno, ese.

¿El público al que apuntan es exclusivamente gay o creen que sus propuestas pueden interesar a lectores y lectoras que no pertenezcan al colectivo?

Un libro encuentra a sus lectores, independientemente de donde los queramos encasillar. Creemos en los libros que hacemos, y tratamos de hacerlos lo mejor posible. Valen la pena ser leídos sin importar su orientación sexual. Armamos un catálogo muy heterocurioso.

¿Cuántas publicaciones llevan realizadas?

Llevamos siete ebooks y ocho publicaciones en papel. Nuestro primer libro en papel fue una novela erótica muy hot de Gael Policano Rossi llamada Gualicho que ya agotó la segunda reimpresión.  También recopilamos las columnas de Pablo Pérez sobre vivir con VIH escritas en el suplemento soy de Pagina12, el libro se llama Positivo, crónicas con VIH. El año pasado editamos Una curiosidad nueva, el primer libro de cuentos de un jovencísimo talento tucumano llamado Santiago Nader, y reeditamos un libro hermoso y perdido del año 1984: Las tres carabelas de Blas Matamoro, uno de los cofundadores del Frente de Liberación Homosexual. 

¿La editorial se sustenta solamente con sus ventas o recibe algún otro tipo de apoyo? 

-Solo ventas y ferias (QEPD)

¿Creen que es necesaria una Ley del Libro?

-Creemos que es necesario replantear y actualizar muchas cuestiones que hacen el sector editorial en sentido amplio. Algunas de las leyes que rigen el sector se están quedando viejas en algunos de sus aspectos. Hace falta debatir y discutir, entre todos los involucrados en el sector.

Uno de los problemas de las editoriales independientes suele ser la cadena de distribución: que el libro le llegue a la gente, ¿Cómo resuelven este tema y qué alcance tienen?

-Distribuir lleva mucho tiempo, es un trabajo completo. Nosotros tenemos una distribuidora que se encarga de todo (pagos, librerías, contacto con el interior, etc), asi nos podemos dedicar 100% a la edición.

-¿Cómo puede hacer la gente para contactarse con ustedes?

-En instagram (@de_parado), twitter(@De_parado) y en nuestro tumblr (deparado.tumblr.com) de donde se pueden descargar gratis los ebooks.

Las editoriales que estén interesadas en responder nuestras siete preguntas pueden escribir a redaccion@revistaleemos.com o enviarnos mensaje a través de nuestras redes sociales.

Comentarios

comentarios