Título: Diario de una princesa revolucionaria

Autora: Fernanda Felice

Editorial: Sudestada

Género: Novela-Diario personal

De qué va: El libro contiene las notas que Cenicienta fue volcando en su Diario mientras forma parte de la “revolución de las princesas”. En las 77 páginas del libro, la protagonista relata las dificultades que debió enfrentar junto a sus pares (entre las que se encuentran Mérida, Aurora y la Bella Durmiente, entre otras) cuando decidieron unirse para “defender nuestros derechos y trabajar por la igualdad de género”. También describe las resistencias que esos planteos encontraron no solo por parte de la patronal (mencionada como “la compañía cinematográfica más importante del mundo”) sino también (en principio) de parte de príncipes, familia y hasta de clásicos personajes antagónicos, como las brujas.

Alta data: Además de poner en evidencia cómo las historias tradicionales de princesas reproducen y refuerzan estereotipos de género, el libro permite reflexionar sobre los alcances de la sociedad patriarcal, las luchas de poder que subyacen a toda reivindicación de derechos y la complejidad (pero también la gratificación) que conlleva involucrarse en una causa colectiva.

Buena interacción: Es un libro que no anula sino que complementa las historias clásicas, contribuyendo a la construcción de infancias más libres y con acceso a derechos.

Libro que sí: Felice se propuso generar un texto atractivo para las infancias y lo logró con creces. La elección del formato diario fue clave, porque le permitió utilizar un lenguaje coloquial, con toques de humor y guiños hacia los usos culturales actuales entre la generación. Pero además, la autora logró amenizar el relato intercalando diferentes códigos lingüísticos, como reproducciones de conversaciones por grupos de whatsapp, cartas tradicionales o comunicados de prensa.

Libro que no: Justamente por lo anterior, NO se trata de un libro para niñas. Aunque en realidad ningún libro tiene género, en particular en este caso podría pensarse que al tratarse de un libro escrito por una princesa está destinado a niñas. Una vez insistimos en que es un libro para las infancias, así, en plural, sin diferenciación de géneros.

Signo de exclamación: La nota con que la compañía cinematográfica responde a los pedidos de las princesas es un resumen impecable de las implicancias económicas que traen aparejadas las luchas reivindicativas de derechos. “Son demasiados los intereses que están en juego y sabemos que ustedes sabrán comprenderlo, porque son parte de este negocio desde hace tiempo” les responde a las princesas el gerente de la compañía, Eduard Right.

Signo de interrogación: ¿Tendrá pensado Felice continuar utilizando su habilidad para tocar temas profundos y claves para el desarrollo de las nuevas infancias con el estilo fresco y ameno que demostró en Diario de una Princesa Revolucinaria? Sería interesante que así lo hiciera. Mientras tanto podemos leer los otros dos libros que tiene publicados: El tiempo de ser niñas y niños y Cuentos desobedientes.

Recomendadora: Limay Ameztoy

Comentarios

comentarios