La noticia tomó por sorpresa a la mayoría de las personas, inluido el resto de los comerciantes del rubro: la librería El Atril anunció que cierra su local de Mar del Plata. Lo hizo a través de un cartel colocado en la vidriera de su local de la diagonal Pueyrredon, en pleno centro de la ciudad.

Lo intempestivo de la medida adoptada por la cadena de librerías, que tiene otras seis sucursales en localidades de la provincia de Buenos Aires, quedó en evidencia en el mensaje enviado a los clientes que tenían reservados libros: se les informó que pueden pasar a retirar sus libros entre las 9 y las 11, hasta el 28 de mayo inclusive.

El cartel mediante el cual El Atril anunció su cierre en Mar del Plata.

El Atril no es la primera librería que debe bajar la persiana en la ciudad en el marco de la crisis económica desatada por la pandemia de Coronavirus: a finales de febrero, la histórica Librería Brecher, con más de 60 años en la ciudad, anunció su cierre definitivo.

“Me estoy enterando por vos” reconocieron en diálogo con Revista Leemos otros libreros de la ciudad, quienes se mostraron sorprendidos por la noticia.

Aunque dijeron desconocer los motivos por los que El Atril tomó la decisión de irse de Mar del Plata, es indudable que la crisis pandémica está afectando al sector, al igual que al resto de la cadena económica de la ciudad y del país.

“Es verdad que la gente tiene más tiempo para leer y quiere comprar libros, pero también es cierto que la economía está resentida y circula menos plata” describieron.

Añadieron que algunas medidas, como las promociones de distintos bancos, los descuentos con Cuenta DNI o la posibilidad de realizar ventas on line en este nuevo aislamiento, “ayudan a paliar la crisis” pero mucho depende de los restos de cada firma para sostener los costos fijos que implica mantener abierto un local, incluidos los sueldos de empleados y empleadas: “algunos no tienen espaldas suficientes y lamentablemente deben cerrar” concluyeron.

@revistaleemos

Comentarios

comentarios