El verano se caracteriza por traer cambios en los hábitos de las personas. Además de los más lógicos, como pueden ser realizar más actividades al aire libre, dar largos paseos o salir a cenar más seguido aprovechando las noches más cálida, el período comprendido entre diciembre y marzo es asociado con una etapa de ocio y relajación, incluso aquellas que no disfrutan de vacaciones en ese período. 

Esos cambios también suelen reflejarse en los hábitos de lectura. Quienes leen durante todo el año suelen decir que en verano, al haber más horas de luz, leen aún más. Después están las personas que optan por leer libros más livianos o los denominados de evasión. Y otras se lanzan a la aventura de leer cosas que no estén relacionadas con el trabajo

Lo cierto es que todos los años puede hacerse una lista de libros más leídos del verano, esos de los que se hablará al regresar a los hábitos invernales, trabajo y/o rutinas de estudio incluídas. Es por eso que junto con Libros de la Arena decidimos colaborar con esas conversaciones  y hacer la lista de los cinco títulos de los que se hablará en las oficinas, los cafés universitarios y las puertas de la escuela. 

Este es el listado, junto a los principales datos a tener en cuenta a la hora de comentarlos:

Antes de diciembre, de Joana Marcus (editorial Montena)

Fue uno de los fenómeno editoriales de la temporada. Su llegada era esperada con ansiedad por miles de personas -especialmente jóvenes- incluso antes de que los ejemplares llegaran a las librerías. Y es que antes de su publicación en papel,  Antes de diciembre ya contaba con miles de lectores a través de la plataforma Wattpad.

La historia gira en torno a Jenna Brown durante su primer año en la Universidad. La joven se aleja de su casa, sus amigos y de su novio, con quien ha llegado a un acuerdo: mantendrán una relación a distancia y abierta pero segura, porque ambos saben que se quieren. Toda esa estabilidad comienza a tambalearse a partir de la aparición del mejor amigo del novio de la compañera de habitación de Jenna. Aunque intenta convencerse de  que no tiene importancia pasar tiempo con él, porque todo volverá a la normalidad en diciembre, cuando regrese con su novia, Jenna sabe que existe una posibilidad de que no sea así.

La novela es la primera parte de una saga compuesta por Antes de diciembre, Después de diciembre, Tres meses y Las luces de febrero.

Violeta, de Isabel Allende (editorial Planeta)

Es otro libro esperado con ansiedad por las seguidoras de la escritora chilena. En él, la  autora de La casa de los espíritus nos cuenta la historia de Violeta, la primera niña de una familia de cinco hermanos, que llega al mundo en 1920. Desde su nacimiento, su vida estará marcada por acontecimientos extraordinarios, desde la Gripe Española de 1920 hasta la pandemia de Covid de 2020. 

La aclamada escritora chilena relató que el personaje de Violeta está inspirado en su madre, Francisca Llona Barros, que falleció a los 98 años y con quien intercambió 24.000 cartas. De  su mano, Allende vuelve a tocar los grandes temas que atraviesan toda su obra, que tienen que ver con la memoria, la violencia, la muerte, el amor y el deseo.

Todo lo que nunca fuimos, de Allice Kellen (editorial Planeta)

Primera parte de la bilogía “Deja que ocurra”, este libro se centra en la relación entre Leah, una joven quebrada por el fallecimiento de sus padres en un accidente de tránsito, y Axel, el mejor amigo de su hermano mayor, que acepta alojarla en su casa durante algunos meses, hasta que se recupere anímica y espiritualmente. El joven quiere ayudarla a recuperarse de un golpe tan duro pero no sabe que ella siempre ha estado enamorada de él, a pesar de que sean casi familia, ni de que toda su vida está a punto de cambiar.

Es un libro corto y de lectura rápida. La historia está narrada según el punto de vista de cada uno de los personajes y ambientada en Australia, dos aspectos que le otorgan atractivos adicionales para ser considerados “ideales para el verano”. El único punto en contra es, quizás, que la segunda parte aún no está editada. Pero después del verano el año pasa rápido así que.. a no desesperar.

Rojo, blanco y sangre azul, de Casey McQuiston (editorial Molino)

Es un romance en el que el hijo de la presidenta de Estados Unidos, Alex Clarademont-Díaz, y Henry, el príncipe de Gales, mantienen una relación de amor-odio con implicancias políticas y diplomáticas. Obligados por los equipos diplomáticos de ambos países a simular una amistad, la relación entre ambos se irá modificando y transformando en algo más.

Muy bien recibida tanto en su versión en inglés como en castellano, se trata de una historia de amor LGBT, lo que le otorga un atractivo adicional tanto en el público juvenil como el de las personas amantes de las historias románticas, sean del color que sean.

No amarás, de Lorena Pronsky (editorial Vergara)

Es el único libro de no ficción que aparece en la lista. Un libro en el que la autora explora las relaciones dependientes, no correspondidas, patológicas o violentas y propone a cada (persona averiguar quién es, qué le lleva a incurrir reiteradamente en comportamientos y zonas que le hacen daño. Indagar, tratar de entender; conocer la verdad personal para hacer posible un ejercicio saludable del amor.

En ese camino la escritora analiza vínculos que disparan contra la autoestima (propia o de la otra persona) y muestra que hay lugares donde amar resulta un acto imposible. (Des)amores que golpean y dañan, pero que por alguna potente y misteriosa razón permanecen en las vidas de  las personas. Patrones que se repiten, con un mismo principio y un mismo final, aún en contra de  los deseos.

Pronsky es una autora argentina nacida en 1976. Se graduó en Psicología en 2003 en la Universidad Católica de La Plata, su ciudad natal. apasionada de las letras, empezó a escribir en 2017 y a compartirlo en redes a través de su blog Cúrame. Por este medio consiguió numerosos lectores. En 2021 publicó la   novela Rota se camina igual.

Comentarios

comentarios