Las distopías se volvieron particularmente populares en las últimas décadas, en especial en la literatura enfocada en el público juvenil pero, si pensamos en este segmento, lo primero que viene a la cabeza son grandes clásicos como 1984, de George Orwell y Un mundo feliz, de Aldous Huxley. Ambos autores sentaron un precedente que hasta el día de hoy no se agota: personajes que viven los resultados de una convivencia social que salió mal, muy mal.

Invasiones, totalitarismos, desastres naturales, guerras, desmadres tecnológicos, infecciones… los motivos son tan variados como atractivos desde el punto de vista narrativo, es cierto, pero lo que más interesa en estos títulos es aventurarse a la posibilidad de ver cómo sobrevive la sociedad al colapso y qué pasa después.

Esta vez, con Libros de la Arena, elegimos cuatro novelas contemporáneas que abordan diferentes tipos de quiebres y, en especial, muy diversas formas en que los grupos buscan resistir y recomenzar. Acá van:

República luminosa, de Andrés Barba (Anagrama)

Treinta y dos niños violentos aparecieron repentinamente en la pequeña ciudad de San Cristóbal, cambiándolo todo.

Veinte años después, el narrador de esta novela relata los sucesos a modo de crónica, con detalles sobre los hechos, a veces sustentado en pruebas y otras en rumores sobre cómo la ciudad se vio obligada a reformular, no solo su idea del orden y la violencia, sino hasta la propia civilización durante el año y medio en que duró la asolada de aquellos niños.

El ganador del Premio Herralde de Novela, Andrés Barba, es considerado uno de los mejores narradores en español y su obra ya fue traducida a veintidós idiomas por algunas de las editoriales más prestigiosas del mundo.

Detalle infinito, de Tim Maughan (Caja negra editora)

Es el fin de los lujos que moldean nuestra vida. Internet colapsó a raíz de un acto de ciberterrorismo y todo queda patas arriba.

El capitalismo que se sostenía en base a la web se resquebraja y algunas herramientas como el sistema financiero, las cadenas de suministro, las telecomunicaciones, la energía, las redes de vigilancia, sencillamente dejan de ser, al menos, posibles.

Los personajes de este futuro nada lejano buscan restablecer los vínculos que se rompieron, volviendo al modo analógico en que funcionaba la vida antes del boom de las telecomunicaciones. La historia deja en evidencia la utopía fallida del consumo y el acceso irrestricto, con una mirada sombría y poética.

Tim Maughan es un escritor, periodista y guionista escocés y esta es su primera novela. Su trabajo en general aborda temáticas vinculadas a las ciudades, las clases sociales, la tecnología, la cultura y el futuro.

Los cuerpos del verano, de Martín Felipe Castagnet (Editorial Factotum)

En esta sociedad, los muertos pueden volver a ocupar cuerpos vivos, gracias al descomunal avance de la medicina y a internet.

La propuesta gira en torno a una tercera posibilidad de la existencia en esta novela que se enmarca en las obras de ficción imaginativa.

Castagnet nació en La Plata, es doctor en Letras, traductor y editor en la Revista Orsai.

En un universo narrativo muy propio, el autor de Los cuerpos del verano también indaga en nuestra relación con la web y sus problemas cotidianos en esta primera novela que ya fue traducida al francés, inglés y hebreo.

Máquinas como yo, de Ian McEwan (Anagrama)

El escenario es una ciudad de Londres alternativa en la década del 80′. Inglaterra perdió la Guerra de Malvinas y el científico Alan Turing no sólo no está muerto, sino que además es el creador de una inteligencia artificial excepcional.

Creó una generación de seres humanos sintéticos, prototipos a los que da el nombre de Adán y Eva, de acuerdo a su género.

McEwan se pregunta si una maquina puede llegar a entender y juzgar la complejidad moral de las decisiones del ser humano a través de esta novela cuya historia sigue Charlie, un hombre que compra uno de los Adanes y con ayuda de Miranda lo programa a su gusto. Pero ella oculta un terrible secreto y el Adán termina por saberlo. Entre ellos crece una tensión que propone a quienes leen un dilema moral inquietante.

Comentarios

comentarios