A la hora de incentivar la lectura entre niñas, niños y adolescentes, las sagas juveniles son un recurso que no suele fallar: no solo se trata de historias pensadas en función de los intereses, los conflictos y hasta las inseguridades -y sus claves para superarlas- características del pasaje de la infancia a la adultez sino que, en caso de acertar con el libro inicial, tendremos asegurada la lectura durante largo tiempo.

Por ello son una excelente opción en estas vacaciones de invierno pandémicas, en las que debemos usar la imaginación si queremos que los más jóvenes de la casa no se pasen los días (y las  noches) pegados a sus pantallas de sus dispositivos electrónicos.

Ahora bien, ¿Qué libro elegir? El universo de las sagas juveniles es tan amplio como los géneros literarios para personas adultas: fantasía, aventuras, realismo, ciencia ficción, históricas, reversiones de mitos, por mencionar algunas.  

Junto a Libros de la Arena elegimos tres básicos del mundo de las sagas juveniles, que servirán como lectura de iniciación (o de continuidad, según el caso) de cualquier niña, niño o adolescente:

La reina roja, de Victoria Averyard

Empezamos por la saga más moderna -apareció en 2015- pero que ya es considerada un clásico en el mundo de la literatura YA (young adult). Escrita por la estadounidense Victoria Aveyard, es una saga distópica en la que la sociedad está dividida por el color de la sangre: por un lado la gente común, que tiene sangre roja, y por el otro las personas con sangre plateada, que tienen habilidades sobrenaturales. Estos últimos forman una élite cerrada y llena de privilegios. 

La protagonista de estas historias es Mare, una chica de sangre roja que sobrevive en medio de la pobreza realizando pequeños robos. Cierto día, el azar la lleva a la corte. Allí demuestra tener poderes especiales, los cuales resultan insólitos para alguien del pueblo. Ello la convierte en una anomalía que llama la atención del rey.

Son libros voluminosos de alto poder adictivo, lo que los convierte en una excelente lectura de iniciación. Un dato a tener en cuenta es que la autora tiene un perfil activo en redes sociales y hasta el momento cuenta con el apoyo de sus lectores, nada menor en estos tiempos en los que un comentario poco feliz puede provocar la famosa  “cancelación”, por más multiventas que hayan sido hasta el momento.

Percy Jackson, de Rick Riordan

¿Qué pasaría si un día descubrieras que, en realidad, eres hijo de un dios griego que debe cumplir una misión secreta? Ese es el argumento que utiliza Rick Riordan para crear a Percy Jackson, el protagonista de una de las sagas juveniles más populares de los últimos tiempos, de cuya mano millones de preadolescentes y adolescentes de todo el mundo aprendieron mucho más de mitología griega de lo que alguna vez soñaron los profesores de Historia más estrictos.

Percy es un joven con el que también es fácil identificarse: expulsado de seis colegios, padece dislexia y dificultades para concentrarse y suele ser objeto de burlas por parte de sus pares. Su vida es bastante desdichada hasta que un día los dioses del Olimpo le revelan la verdad: que es nada menos que un semidiós, es decir, el hijo de un dios y una mortal. Y como tal ha de descubrir quién ha robado el rayo de Zeus y así evitar que estalle una guerra entre los dioses. Para cumplir la misión contará con la ayuda de sus amigos Grover, un joven sátiro, y Annabeth, hija de Atenea.

Esta primera historia da inicio a dos sagas que tienen a este semidios como protagonista: “Percy Jackson y los dioses del Olimpo” (compuesta por cinco libros) y ”Percy Jackson y los héroes del Olimpo” (otros cinco libros). Por si esto fuera poco, quienes se conviertan en fans de Riordan -algo que en general el autor suele conseguir- tendrán lectura asegurada por largo rato, dado que es también autor de las sagas “Las crónicas de Kane” (tres títulos); “Magnus Chase y los dioses de Asgard” y “Las pruebas de Apolo”.

Al igual que Averyard, Riordan es muy respetado por su público lector.

Harry Potter, de  J.K. Rowling

Para el final, dejamos una saga que no puede faltar en ninguna lista de lecturas infantiles y juveniles, aun cuando en el último tiempo su autora no está pasando por un buen momento en su relación con el público lector.

Y es que por más expresiones clasistas y discriminadoras que J.K. Rowling pueda vertir en redes sociales, Harry Potter es y será un personaje amado por millones de personas, que son las mismas que hoy entran a las librerías buscando “dar de leer” a las nuevas generaciones, por lo que su lugar en el podio de las sagas juveniles está asegurado.

Quienes busquen libros nuevos de  la saga se encontrarán con las reediciones de lujo que Editorial Salamandra sacó al mercado en 2018, en el marco del 20° aniversario de la aparición del primer libro de la saga, Harry Potter y la piedra filosofal: los libros con nuevas portadas, ilustraciones y material extra entre contenido para fanáticos y adivinanzas para los mejores alumnos de Hogwarts.

Aunque es imposible definir en pocas líneas qué es lo que hace que esta historia siga fascinando a millones de personas, un factor clave es que la saga fue pensada por J.K. Rowling para que sus lectores cumplieran años junto a Harry, atravesando con él la adolescencia, hasta que la amenaza de adultez se convierta en un hecho.

De esta manera, tanto el joven mago como sus lectores y lectoras comparten lo más bello y lo más aterrador de la vida, dejando de lado la inocencia para enfrentar  pequeñas y grandes batallas, al tiempo que juntar el valor para enfrentar al “innombrable”, ese enemigo -real o imaginario- con el que todos nos cruzamos en algún momento.

Comentarios

comentarios