Como librera puedo decirles que esta época del año es algo complicada pero, a la vez, entretenida. Es cuando se presentan los mayores desafíos y hay que ponerle el pecho a la difícil tarea de encontrar el libro adecuado que una persona le quiere regalar a otra, pero sin tener en claro sus gustos.

Perfiles de lectores

Nunca falta la o el cliente que viene y te dice “quiero regalar un libro, pero no sé qué lee…” y es completamente válido. El libro es un excelente regalo para todas las edades, pero es un mundo muy amplio. Hay mucha variedad y la misión de encontrar el regalo indicado puede ser un tanto abrumadora si no se sabe qué libros le gustan a la persona a agasajar. 

Así que se me ocurrió armar una lista de Perfiles de lectores, en donde podemos reunir, por así decirlo, a cierto grupo de personas y, a partir de ahí, recomendar algunas lecturas que pueden servir como regalo en estas fiestas. 

La nota se va a dividir en dos partes para que no sea tan larga. Así que en esta primera entrega van a poder encontrar libros para peques y no tan peques de 2 a 10 años. Y en la otra parte de la nota, que la pueden leer en este enlace van a encontrar recomendaciones para adolescentes y jóvenes. Ahí va:

Pequeñas/os que todavía no leen y no se quedan quietos mucho tiempo

En este grupo entran las criaturas de 2 a 5 años que no muestran mucho interés en los libros y les cuesta quedarse sentados más de unos minutos. Pero si sabemos elegir una buena historia, quizá logremos que le agarren el gustito.

  • ¡No toques mis donas!, de Seb Davey y Alex Willmore

Dino ama las donas, pero no le gusta mucho compartir. Pasa con cuidado cada página para no hacerlo enfadar.

¡Un libro muy original y divertido que tiene al propio lector como protagonista!  Una historia para entretener y enseñar a compartir.

  • 101 culos, de Sam Harper y Chris Jevons

Bienvenidos a esta gran variedad de culos animales, de todos los colores, formas y tamaños, con los que te vas a desternillar de risa. Texto divertido y musical. Sin pensarlo, llegás moviendo el esqueleto hasta el final.

  • El rap de los gatos, de Pedro Mairal y Pablo I. Elías

Un libro loco sonando alrededor todo lleno de gatos y ruidos y color. Tené mucho cuidado si lo vas a escuchar, te crecen los bigotes y empezás a maullar. Es un rap con orejas y patas y collar que se trepa a los techos y se pone a cantar. ¿Es un gato o son miles? Es difícil saber. Es cuestión de sentarse y ponerse a leer.

  • ¡Qué pelo difícil!, de Alejandra Clutterbuck

Camila tiene el pelo difícil. ¿O no tanto? Ella y su mamá van pensando qué animales tienen una cabellera rebelde. ¿Quién tendrá el pelo más difícil, entonces? ¿El león, la llama, el gato persa, el galgo afgano, el erizo… o Camila?

Pequeñas/os que todavía no leen pero muestran interés en los libros

Acá también nos dirigimos a un público de 2 a 5 años, pero a ellos sí les llaman la atención los libros y tienen más predisposición a quedarse escuchando una buena historia.

  • Jungla en la casa, de Alberto Pez y Pablo Zweig

En lo alto de la montaña estaba la jungla y a los pies, la ciudad. Con el tiempo, los habitantes de la ciudad invadieron la jungla con sus máquinas y ruidos, y los animales decidieron que ya era el momento de bajar a visitarlos.

Por suerte allí estaba Lili, para brindarles su ayuda.

  • Vida de dinos, de Florencia Esses y Gerardo Baró

Rexi siente tanta vergüenza que le cuesta disfrutar del campeonato de piedra al arco hasta que descubre una nueva habilidad. Velox quiere convertirse en un héroe y para eso primero debe entender la importancia de ponerse de acuerdo con su grupo. Cuando un tiranosaurio está hambriento no piensa en otra cosa, pero una sensación contagiosa y que desconocía lo distrae.

Tres historias sobre confiar en nosotros mismos, la importancia de aprender de los otros y las diferencias que nos hacen únicos. Además, con información asombrosa sobre los dinosaurios protagonistas.

  • Ataque del dragón en calzoncillos, de Scott Roittman y Pete Oswald

Cole siempre soñó con servir al gran caballero Sir Perceval como escudero. Ya está a punto para lucir su flamante armadura y montar un caballo espectacular. Pero, cuando a Sir Perceval le fallen las fuerzas, Cole tendrá que enfrentarse al reto más complicado de su vida. ¿Lo conseguirá? En las páginas de este libro vamos a descubrir cómo utilizará Cole su formación y su astucia para salvar el reino del temible Dragón en Calzoncillos.

Niños y niñas que ya leen pero son un poco vagos

Siempre están las y los peques que leen pero la lectura no les interesa mucho (por el momento). Para este selectivo grupo, quizá sea una buena idea elegir algo en formato de historieta. Combinar el poder de las palabras y las imágenes para usarlo a nuestro favor e incentivar el hábito y el amor por la lectura.

Edad sugerida: 6 a 10 años.

  • Ajo y el vampiro, de Bree Paulsen

Con humor, sentimiento y una heroína atípica que es más valiente de lo que ella cree, la colorida y entrañable primera novela gráfica de Bree Paulsen nos recuerda la importancia de creer en nosotros mismos, y que los desconocidos no siempre son tan temibles como parecen.

  • Alan y Laura: Misterio subterráneo, de Jo Rivadulla y Cristián Bernardini

Alan se muda a Ciudad Capital luego de un extraño accidente que sufrió su abuela Frida en el colegio donde trabajaba. Allí conoce a Laura, una compañera de clase, quien sospecha que el accidente no sucedió tal como dijeron. Junto a Mara y Fermín se embarcarán en una aventura que los llevará a descubrir los secretos escondidos en lo más profundo del colegio. Una historia interactiva que incluye juegos para que lectores y lectoras también se sumen y ayuden a resolver la primera misión de Alan y Laura.

  • Sara Navaja, de Iván Zigarán

A Sara le encanta la magia. Está convencida de que, si se esfuerza, logrará mover piedras con su varita. Este verano, el plan es ir de vacaciones al Parque Fantasía, pero antes debe acompañar a su papá a una excavación arqueológica en el norte argentino. Aunque el programa resulta muy poco tentador para Sara, explorar el territorio inca también puede convertirse en una aventura mágica. El pasado y el presente se encuentran entre cerros, momias, tesoros y duendes, y un gran descubrimiento le dará a Sara un poder muy especial.

Niños y niñas que ya leen y están ávidos por nuevas historias

Este caso es todo lo contrario. Acá podemos aventurarnos un poco más y elegir historias con más texto, pueden tener alguna que otra imagen, pero ya no buscamos el formato de historieta, en donde la palabra acompaña a la ilustración. En estos libros, la ilustración es un extra que suma algunos puntos a la historia.

Edad sugerida: 6 a 10 años.

  • Soy un perro, de Marisa Potes

Tony es un perro y no se queja de su vida de perro. Pero justo ahora tiene un problema y necesita contárselo a alguien. ¿Querés leer su historia? A lo mejor puedas ayudar a Tony y sus amigos a resolverlo. Una aventura canina para sumergirnos en el mundo y en las preocupaciones de las mascotas.

  • Tania Val De Lumbre, de María Parr

Tania es pelirroja y tiene los rizos de un león. Se apellida Val de Lumbre como el lugar en el que vive, un pequeño y remoto valle. Lo que más le gusta hacer es deslizarse en trineo por Cerro Chico, la pendiente más empinada de la montaña al grito de «velocidad y autoestima». Intentando hacer un salto mortal con los esquís aunque a veces acabe en el rosal de Sally. Y enojando al malvado Klaus Hagen que odia a los niños.

Y, lo segundo que más le gusta es estar con su adorado Gunnvald que, aunque tiene setenta y cuatro años, es su mejor amigo. La verdad es que en el pueblo no hay muchos niños, pero aunque los hubiera él seguiría siendo su preferido. Cuando Gunnvald tiene que ir al hospital, a Tania le van a ocurrir muchas cosas, algunas divertidas y otras no tanto. ¡No te las querrás perder!

  • Las crónicas de Spiderwick, de Holly Black y Tony DiTerlizzi

Cuando Jared, Simon y Mallory Grace se mudan a la vieja mansión de su tío abuelo, Arthur Spiderwick, no saben que sus vidas están a punto de cambiar para siempre. Los hermanos Grace no tardan en perderse en cada rincón de la mansión Spiderwick, y mientras investigan la vieja biblioteca de su tío abuelo encuentran La guía del campo, un tomo muy peculiar, que les permitirá adentrarse en un mundo fantástico, lleno de criaturas exóticas, pero también plagado de peligros.

Niños y niñas que ya leen y son súper curiosos

Estos peques disfrutan de la lectura pero no tanto de la ficción. Son los y las que siempre tienen un ¿y por qué? bajo la manga. El hambre de conocimiento es insaciable y hay que nutrir esos cerebritos.

Edad sugerida: 6 a 10 años.

  • Argentina Natural, de Octavio Pintos

Un libro para descubrir la flora, la fauna y los paisajes silvestres más fascinantes de la República Argentina. A través de los Parques Nacionales y las Áreas Protegidas, van a conocer las 18 ecorregiones que la convierten en uno de los países con mayor diversidad biogeográfica del mundo, explorando selvas, bosques, desiertos, lagunas, deltas, humedales, costas marinas, montañas, sierras, yacimientos arqueológicos, glaciares, y una gran variedad de plantas y animales que habitan nuestro territorio.

  • El gran libro de los mitos, de Mónica López y Nacho Rodríguez

Historias increíbles que llegan hasta nosotros desde la Antigua Grecia, para conocer a los dioses y las diosas del Olimpo, protagonistas de maravillosos relatos que dan origen al mundo y a la naturaleza, en los que encontramos guerras, amistades, amores y aventuras. Una invitación a abrir las puertas al gran mundo de los mitos griegos.

  • Filosofía para curiosos, de Gwenaelle Boullet y Anne Sophie Chi

¿Por qué existimos? ¿Qué es tener éxito en la vida? ¿Qué es ser libre? ¿Para qué sirve la vida si al final nos morimos? Los chicos se hacen estas preguntas con frecuencia y las personas adultas intentamos darles una respuesta adecuada y justa. Pero, ¿y si nuestro papel fuera, en cambio, invitar a los chicos a reflexionar sobre diferentes hipótesis y construir su propio pensamiento? En este texto lúdico y profundo a la vez, ilustrado con genialidad, las autoras buscan ayudar a desarrollar la capacidad reflexiva de los más pequeños a partir de la argumentación y del respeto por los demás, con un lenguaje llano y accesible y un trasfondo de humor y ternura.

Malena Peña

Comentarios

comentarios